16 Los padres no morirĂ¡n por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirĂ¡ por su pecado.