8 Y me harĂ¡n un santuario, y yo habitarĂ© entre ellos.