26 No seamos codiciosos de vana gloria, irritándose los unos a los otros, envidiándose los unos a los otros.