8 Por tanto, así dijo el SEÑOR de los ejércitos: Por cuanto no oísteis mis palabras,