32 Y si tuvieres palabras, respóndeme; habla, porque yo te quiero justificar.