22 De la parte del norte vendrĂ¡ la serenidad por el Dios terrible de alabanza.