20 Pero decĂ­a, que lo que del hombre sale, aquello contamina al hombre.