4 El perezoso no ara a causa del invierno; pedirĂ¡, pues, en la siega, y no hallarĂ¡ .