23 La soberbia del hombre le abate; pero al humilde de espĂ­ritu sustenta la honra.