3 El hombre que ama la sabidurĂ­a, alegra a su padre; mas el que mantiene rameras, perderĂ¡ la hacienda.