11 Porque mejor es la sabidurĂ­a que las piedras preciosas; y todas las cosas que se pueden desear, no son de comparar con ella.