4 Oh hombres, a vosotros clamo; y mi voz es a los hijos de los hombres.