32 Porque Dios encerrĂ³ a todos en incredulidad, para tener misericordia de todos.