5 Allí temblaron de espanto; porque Dios está con la nación de los justos.