5 Clamaron a ti, y fueron librados; esperaron en ti, y no se avergonzaron.