20 Nuestra alma esperó al SEÑOR; nuestra ayuda y nuestro escudo es él.