4 Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; estaré seguro en el escondedero de tus alas.