7 Mas Dios los herirĂ¡ con saeta; de repente serĂ¡n sus plagas.