8 Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, y haced oír la voz de su alabanza.