22 Y las aguas han quedado purificadas hasta hoy, conforme a la palabra que habló Eliseo.