24 Porque el SEÑOR vuestro Dios es fuego consumidor, un Dios celoso.