18 Así que el sirviente la sacó y cerró la puerta detrás de ella. Tamar llevaba puesta una hermosa túnica larga,
como era costumbre en esos días para las hijas vírgenes del rey.