7 —Por favor, hermanos míos —suplicó—, no hagan una cosa tan perversa.