8 pero luego esa nación renuncia a sus malos caminos, no la destruiré como lo había planeado.