1 La ofrenda de la viuda
Mientras Jesús estaba en el templo, observó a los ricos que depositaban sus ofrendas en la caja de las ofrendas.
2 Luego pasó una viuda pobre y echó dos monedas pequeñas.
3 —dijo Jesús—,
4 Pues ellos dieron una mínima parte de lo que les sobraba, pero ella, con lo pobre que es, dio todo lo que tenía».
5 Jesús predice eventos futuros
Algunos de sus discípulos comenzaron a hablar acerca del majestuoso trabajo hecho en piedra del templo, y de las decoraciones conmemorativas que adornaban las paredes. Pero Jesús les dijo:
6 «Viene el tiempo cuando todo esto será demolido por completo. ¡No quedará ni una sola piedra sobre otra!».
7 —Maestro —le preguntaron—, ¿cuándo sucederá todo eso? ¿Qué señal nos indicará que esas cosas están por ocurrir?
8 Él les contestó:
9 Cuando oigan de guerras y de levantamientos, no se dejen llevar por el pánico. Es verdad, esas cosas deben suceder primero, pero el fin no vendrá inmediatamente después.
10 Luego agregó:
11 Habrá grandes terremotos, hambres y plagas en muchos países, y sucederán cosas aterradoras y grandes señales milagrosas del cielo.
12 »Pero antes de que ocurra todo eso, habrá un tiempo de gran persecución. Los arrastrarán a las sinagogas y a las prisiones, y serán sometidos a juicio ante reyes y gobernantes, todo por ser mis seguidores;
13 pero esa será una oportunidad para que ustedes les hablen de mí.
14 Así que no se preocupen de antemano por cómo contestarán los cargos en su contra,
15 porque yo les daré las palabras apropiadas y tal sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá responderles o refutarlos.
16 Aun sus seres más cercanos —padres, hermanos, familiares y amigos— los traicionarán. Incluso a algunos de ustedes los matarán.
17 Todos los odiarán por ser mis seguidores,
18 pero ni un solo cabello de su cabeza perecerá.
19 Al mantenerse firmes, ganarán su alma.
20 »Cuando vean a Jerusalén rodeada de ejércitos, entonces sabrán que ha llegado el tiempo de su destrucción.
21 Entonces los que estén en Judea huyan a las colinas. Los que estén en Jerusalén deben salir, y los que estén en el campo no deben volver a la ciudad.
22 Pues serán días de la venganza de Dios, y las palabras proféticas de las Escrituras se cumplirán.
23 ¡Qué terribles serán esos días para las mujeres embarazadas y para las madres que amamantan! Pues habrá desastre en la tierra y gran enojo contra este pueblo.
24 Los matarán a espada o serán enviados cautivos a todas las naciones del mundo. Y Jerusalén será pisoteada por los gentiles
hasta que el tiempo de los gentiles llegue a su fin.
25 .
26 La gente quedará aterrada de lo que verá venir sobre la tierra, porque los poderes de los cielos serán sacudidos.
27 Entonces todos verán al Hijo del Hombre
venir en una nube con poder y gran gloria.
28 Por lo tanto, cuando todas estas cosas comiencen a suceder, pónganse de pie y levanten la mirada, ¡porque la salvación está cerca!
29 Luego les dio la siguiente ilustración:
30 Cuando brotan las hojas, sin que nadie les diga ustedes saben que el verano se acerca.
31 De la misma manera, cuando vean que suceden todas estas cosas, sabrán que el reino de Dios está cerca.
32 Les digo la verdad, no pasará esta generación hasta que hayan sucedido todas estas cosas.
33 El cielo y la tierra desaparecerán, pero mis palabras no desaparecerán jamás.
34 »¡Tengan cuidado! No dejen que su corazón se entorpezca con parrandas y borracheras, ni por las preocupaciones de esta vida. No dejen que ese día los agarre desprevenidos,
35 como una trampa. Pues ese día vendrá sobre cada ser viviente de la tierra.
36 Manténganse siempre alerta. Y oren para que sean suficientemente fuertes para escapar de los horrores que vendrán y para presentarse delante del Hijo del Hombre.
37 Cada día Jesús iba al templo a enseñar y cada tarde regresaba a pasar la noche en el monte de los Olivos.
38 Todas las mañanas, desde muy temprano, las multitudes se reunían en el templo para escucharlo.