10 El patrón que contrata a un necio o a cualquiera que pasa
es como un arquero que lanza su flecha al azar.