5 ¡Oh, cuánto deseo que mis acciones
sean un vivo reflejo de tus decretos!