7 Tu favor, oh Señor
, me hizo tan firme como una montaña;
después te apartaste de mí, y quedé destrozado.