6 Cuando yo tenía prosperidad, decía:
«¡Ahora nada puede detenerme!».