29 Mientras oraba, su rostro se transformó, y su ropa se tornó blanca y radiante radiante.