25 Entonces Balac dijo á Balaam: Ya que no lo maldices, ni tampoco lo bendigas.