6 Y su rival la provocaba amargamente para irritarla, porque el SEÑOR no le había dado hijos.