4 Quebrados son los arcos de los fuertes, pero los débiles se ciñen de poder.