2 Yo, pues, te he edificado una casa majestuosa, un lugar donde mores para siempre.