18 Despreciaste la Roca que te engendró, y olvidaste al Dios que te dio a luz.