6 Porque para cada deleite hay un tiempo y un modo, aunque la aflicción del hombre sea mucha sobre él.