2 Y el Espíritu entró en mí mientras me hablaba y me puso en pie; y oí al que me hablaba.