9 Por tanto, la entregué en manos de sus amantes, en mano de los asirios, de los que se había apasionado.