28 Pero tú, en medio de los incircuncisos serás quebrantado, y yacerás con los muertos a espada.