29 Un día, cuando Jacob había preparado un potaje, Esaú vino del campo, agotado;