39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para la preservación del alma.