10 He aquí, te he purificado, pero no como a plata; te he probado en el crisol de la aflicción.