4 Porque el día de la venganza estaba en mi corazón, y el año de mi redención había llegado.