5 Y volvió el SEÑOR a hablarme de nuevo, diciendo: