15 El anciano y venerable es la cabeza, y el profeta que enseña la mentira, es la cola.