3 Sobre él ciertamente abres tus ojos, y lo traes a juicio contigo.