29 No se enriquecerá, ni sus bienes perdurarán, ni su espiga se inclinará a tierra.