6 ¡cuánto menos el hombre, esa larva, y el hijo del hombre, ese gusano!