15 Ojos era yo para el ciego, y pies para el cojo.