31 Se ha convertido en duelo mi arpa, y mi flauta en voz de los que lloran.